alianza del pacifico

La Alianza del Pacífico es una iniciativa de integración regional conformada por México, Colombia, Perú y Chile, que busca la integración profunda para avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales, personas y economía.

La Alianza fue oficialmente creada en abril 2011 a través de la Declaración de Lima, y se convirtió en una manifestación de los esfuerzos para integrar a los países del continente latinoamericano a lo largo de la costa del Pacífico. La Alianza del Pacífico actualmente constituye la octava potencia económica a nivel mundial y representa la puerta de entrada al mercado de más de 220 millones de habitantes.

El objetivo de la Alianza es, dentro de las partes contratantes, llegar a la libre circulación de bienes, servicios, capitales, personas y, a este respecto el fortalecimiento de la cooperación policial, la integración comercial y la cooperación aduanera, así como la eliminación de las barreras a la circulación de servicios y capitales, incluyendo la posibilidad de integración de las bolsas de valores. El 1 de mayo de 2016 comenzó a funcionar, dentro del marco de la Alianza del Pacífico, una zona de libre comercio que abarca el 92% de los artículos. La Alianza de Pacífico es una iniciativa dinámica y prometedora que está tratando de permanecer fuera del alcance de la influencia política, representando hoy en día el grupo de integración más viable de la América Latina.

La Alianza del Pacífico tiene actualmente 55 países observadores entre los que figuran países como E.E.U.U., Australia, Israel, Suiza y varios países de la Unión Europea, incluyendo la República Checa que obtuvo el estatus de observador en la cumbre de la Alianza en junio de 2016.

La República Checa como uno de los Estados Observadores pretende centrarse en la cooperación en el sector energético y/o el de tecnologías medioambientales. Todos los países de la Alianza del Pacífico, a diferencia de otros países de la América Latina, firmaron acuerdos de asociación con la Unión Europea, que aparte de los requisitos para la creación de una zona de libre comercio, contienen también disposiciones importantes en otras áreas, tales como: la protección y promoción de inversiones, regulación de las barreras comerciales no arancelarias, etc.